El Cross Internacional de Llodio tuvo de todo. Lluvia, frío, barro, carreras igualadas y hasta una victoria española. Pero por encima de todo dejó una imagen, la de la portuguesa Analia Rosa desfondada al iniciar la última de las vueltas al circuito de Ellakuri.
 
Hay detalles puntuales que deciden todo tipo de competiciones. Acciones y situaciones inesperadas que cambian el curso de la prueba. Ayer, la cita femenina la decidió el toque de campana... cuando faltaban en realidad dos vueltas para la llegada. Un error que decidió todo el desarrollo de la prueba, donde la gran perjudicada fue la portuguesa y la gran beneficiada la gallega Alessandra Aguilar. Rosa hubiera sido la ganadora a dos vueltas, pero la realidad dictaba que la prueba era a tres, por lo que la lusa se quedó compuesta y sin victoria, mientras Aguilar revalidaba el triunfo que alcanzó en 2001 y se mantiene en el palmarés de la cita internacional como la única española que ha ganado en Llodio.
 
Lo cierto es que cualquiera de las dos hubiera sido justa ganadora por los méritos que hicieron sobre el más que exigente trazado de Ellakuri. Ambas demostraron ser las más fuertes, en buena medida porque sus respectivas preparaciones van encaminadas hacia la misma cita, la del 12 de diciembre en Albufeira (Portugal), donde se celebrará el Europeo de campo a través. Y tanto Rosa como Aguilar han programado sus entrenamientos para estar entre las mejores en territorio luso. También Rosa Morató, que será la líder del equipo español, pero ayer a la catalana se la vio un peldaño por debajo de sus rivales, aunque quedan dos semanas para afinar su forma.
 
Aguilar fue la dominadora de la carrera femenina desde el inicio. La fondista de Lugo, séptima en el pasado Europeo de Barcelona en maratón, aprovechó la inercia de su gran resultado en verano para preparar el cross. Y por lo visto hasta ahora, su decisión ha sido un éxito. A sus 32 años, está logrando sus mejores resultados, puesto que hace dos semanas se impuso en el Cross de Quintanar, y ayer logró su segunda gran victoria de la temporada. Su táctica fue clara. Imponer un ritmo duro desde el primer metro y desgastar a rivales a priori más potentes en el tramo final. Aguilar, a la que siempre se le ha dado muy bien Ellakuri, mandó hasta que se produjo la desafortunada acción que decidió la carrera.
Al toque de campana erróneo, Analia Rosa descubrió sus bazas. Ambas descolgaron a Morató, y poco después, la portuguesa lanzó su ataque, muy lejano, que la dejó con autoridad en cabeza. El problema llegó cuando al acceder a la pista la dijeron que quedaba un último giro. Ahí se produjo su hundimiento físico y moral. Incapaz de reaccionar, fue superada por Aguilar incluso antes de abandonar de nuevo el estadio. Estaba claro a partir de ese momento que la victoria era, nueve años después, de nuevo para Alessandra Aguilar.
Tuesday the 17th. Alessandra Aguilar.